28 de abril de 2016

Todos somos extranjeros


Es la segunda vez que escribo un post con Laura Rosillo . Somos buenas amigas y los pocos ratos que estamos juntas nos ofrecen múltiples alegrías.  Una de ellas, por ejemplo, es aprender de un gran maestro.  Escuchamos, anotamos, preguntamos, reflexionamos, comentamos... y así nos enriquecemos juntas y disfrutamos de la vida.

Ya no quedan maestros. Personajes que sobre una tarima nos sacuden de nuestra modorra, ponen patas arriba nuestras certezas y dejan que entre aire nuevo y ventile todos los rincones de nuestro cerebro cargadito de mensajes televisivos. Maestros que, iluminados por la vehemencia de su discurso, olvidan el micrófono porque en realidad nos hablan al oído, tienen el poder de dirigirse individualmente a cada uno de nosotros.

A veces, con un poco de suerte, escuchamos a un brillante gurú, que nos emociona superficialmente y del que no recordamos nada al día siguiente.

Los maestros son otra cosa:  ya nunca volveremos a pensar igual, incorporan a nuestra propia visión y experiencia nuevos escenarios y nuevos ángulos de percepción..

Nos estamos refiriendo a Itamar Rogovsky, un maestro de los que casi no quedan, que desde la sencillez, la proximidad y la argumentación retórica más clásica, vino a demostrar que todos somos extranjeros… y esto en esta ciudad, la nuestra, que se cree capital de un quimérico estado, y que, efectivamente, nos hace sentirnos extranjeras en nuestra propia casa.

Y nosotras, con los oídos bien abiertos y tomando notas sin parar, ya que teníamos la certeza de que su relectura hoy iba a ampliar nuestro pequeño mundo, fuimos adentrándonos en la descripción que del momento presente iba perfilando el profesor Rogovsky.

Nos advirtió que ni citas, ni autores, pero detrás de cada frase se escondía un libro recién leído o recién recordado, un autor de cabecera, una cita anotada en una servilleta de un bar o en una libreta guardada en un bolsillo…

La afirmación de arranque asentía que “todos somos extranjeros” para llegar al colofón de que como trabajadores somos extraños, extranjeros, estamos “fuera de lugar” en nuestra empresa.

Itamar Rogovsky, sobre Extranjería
Las referencias al enfrentamiento judío/palestino, musulmán/cristiano, latino/yankee, blanco/negro, nos sirven para generalizar el problema de que para cada individuo, el “otro” es un extranjero y nosotros mismos lo somos desde que nacemos y somos expulsados del “paraíso”, del útero de nuestra madre.

Y así encerrados en nuestra propia cultura, en nuestra zona confortable, el “otro” es vivido siempre como un “invasor” si quiere mantener sus valores y principios,  y como un “extranjero” si pretende integrarse y adoptar los nuestros.

Y lo mismo sucede en las organizaciones en las que cualquiera que no se disuelva en la mediocridad de lo establecido, lo usual, lo prescrito por la cultura de la empresa, es considerado un extranjero y, en consecuencia, un enemigo que debe ser expulsado de la comunidad compacta y hermética que configuran tantas organizaciones hoy.

Itamar Rogovsky, Extranjería
De hecho, aseguró que "el sentimiento de extranjería es el paradigma de la situación organizacional actual".

Y los “Jinetes del Apocalipsis” contra los que debe luchar ahora la dirección de la empresa o en su
ayuda Recursos Humanos para renovar, reinventar, reiniciar… las relaciones empresa/trabajador, nos decía el profesor Rogovsky, son la cooptación, el ghetto, el gatopardismo, el mobbing y la tanatopolítica… plagas todas ellas relacionadas con la exclusión del “otro”, con el sentimiento de extranjería que insuflan muchas organizaciones para situarse sus directivos en un plano superior, excluyente, elitista, autoritario… que responde más a estructuras y relaciones eficientes en el siglo XX pero que son claramente obsoletas en el siglo XXI.

Gracias, maestro.

(¿Quieres leer un artículo relacionado?  Orfandad y empresa en el s. XXI )

7 de abril de 2016

Psicología Positiva y Ética: Relaciones positivas

Continuamos con los artículos basados en el modelo PERMA;  Hoy hablamos de relaciones positivas.   (Éste es otro post "a cuatro manos" con Maite Sánchez-Mora, @Maite_San).

Por si quieres ver en qué se basan estos planteamientos, te dejamos el artículo correspondiente aquí.


La R de PERMA hace referencia a
Relationships (Relaciones positivas): dedicar un tiempo a nutrir las relaciones fomenta la sensación de apoyo y compañía, que influye directamente en la percepción de bienestar.

Las relaciones positivas favorecen que los equipos sean más eficientes. Hacer un favor produce aumento de bienestar momentáneo y es fácil imaginar que también favorece la camaradería y el intercambio mutuo. Cuando el/la directivo/a comprende cómo se relaciona  y favorece interactuar con los demás desde la salud y no desde la toxicidad, le será más fácil romper barreras y ejercer un liderazgo situacional óptimo. 

Las relaciones positivas del/la líder se caracterizan por experimentar el fluir durante las conversaciones, y, por extensión,  son las propias relaciones las que fluyen. Se puede inferir lo potente y beneficioso que es para las negociaciones comerciales, una relación fluida con el/la cliente o con el/la proveedor/a.

En las relaciones profesionales, sobre todo con el equipo, el/la directivo/a puede apreciar las fortalezas personales del otro o bien sus carencias,  con el propósito de mejorar tanto las tareas como las relaciones profesionales. 

Cada vez es más frecuente la aplicación de la primera fórmula, y además empezando por uno mismo/a. Enfocar y conocer las propias fortalezas facilita tomar mejores decisiones, ser más productivo y aumenta la autoconfianza.

El fair play está en la base de las relaciones y permite el desarrollo de la confianza necesaria para que la relación permanezca en el tiempo a pesar de las adversidades del ambiente.

Si lo enfocamos desde la ética,  las relaciones positivas están basadas en el respeto mutuo: yo quiero para los demás lo que quiero para mí.  Así que, cuando yo acepto a la otra persona tal como es, con sus virtudes y sus defectos, es muy probable que esa persona haga lo mismo conmigo. De esta forma pueden establecerse diferentes acuerdos sobre qué se puede permitir y qué no en la relación, qué temas se pueden tocar y cuáles no, de qué forma se tienen que realizar las comunicaciones... y tantos detalles que ayudan a que la relación se consolide y se prolongue a lo largo de mucho tiempo.

(Artículo relacionado: Pero no empuje)

En el ámbito de las empresas se detecta con facilidad cuáles gozan de una buena política de comunicación interna.  Si uno de los valores corporativos es el respeto mutuo, es muy probable que tengan establecidos cauces de relación y de apoyo, políticas de inclusión, de diversidad, de conciliación, de compromisos mutuos empresa / empleados, de relaciones transparentes con clientes y proveedores...

... y todo ello redunda en mejor posicionamiento de la empresa en el mercado. Así que estamos estableciendo una espiral virtuosa que favorece a todos los partícipes, como decíamos en el primer artículo de esta serie:


¿Quieres saber un poco más de ética según Peter Singer?  Puedes leer "Ética para vivir mejor", editorial Ariel, Barcelona, 1995, o mirar este video:




Por si quieres  repasar lo hecho hasta ahora:

1. Presentación del enfoque Psicología Positiva más Etica:  Una espiral virtuosa generadora de abundancia.
2. Ejercicios de "P", emociones positivas y ética: Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar I.
3. Hablemos de "E" (engagement, compromiso, implicación) y Ética: Hoy puede ser un gran día y mañana también.
4. Ejercicios de "E" (engagement, compromiso, implicación):  Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar (II)

21 de marzo de 2016

Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar (II)

Ejercicios de Engagement

Continuamos con los artículos basados en el modelo PERMA;  ahora vamos a hacer unos ejercicios sobre Engagement.  (Éste es otro post "a cuatro manos" con Maite Sánchez-Mora@Maite_San). 

Por si quieres ver en qué se basan estos ejercicios, te dejamos el artículo correspondiente aquí.

Recuerda que el propósito de estos ejercicios es que puedas incorporar buenos hábitos, esos buenos hábitos que solo tú sabes cuáles son para ayudarte a incrementar tus niveles de bienestar.

Te recordamos también que: 
  1. Psicología Positiva y Ética es una combinación que favorece el bienestar individual;
  2. El bienestar individual favorece el bienestar de la organización;
  3. El bienestar de la organización favorece una espiral virtuosa de abundancia para la persona, la organización en la que trabaja y la sociedad en general.
Tú eres responsable, en gran parte, de tus niveles de bienestar.  Tú eres corresponsable, en parte, de los niveles de bienestar de las personas de tu entorno. ¿Verdad que te apetece hacer unos ejercicios?



¿Quieres repasar un poco los pensamientos presentes que has colocado en la columna 3? 
  • ¿Por qué te sentías comprometid@ en esa situación concreta? 
  • ¿Son  en realidad sentimientos que te empujan a tomar esa postura (agradecimiento, frustración...) o te basas en algún diálogo interno sobre lo que está bien o no está bien hacer, lo que tú debes aportar teniendo en cuenta tu capacidad de hacerlo, el compromiso contigo mism@ por mejorar en ese aspecto,...? 
  • ¿Cómo distingues tus pensamientos de tus sentimientos? 
  • ¿En qué te basas más frecuentemente para decidir que has de comprometerte en hacer de forma excelente eso que vas a hacer / estás haciendo?
  • ¿Qué grado de coherencia percibes entre lo que crees que deberías hacer y lo que haces en realidad?

Ahora te ofrecemos otra tabla, ésta para recoger las situaciones de disfrute durante el trabajo.  Te sugerimos que escribas en cada celda una situación concreta, una vez al día durante 7 días.  Lógicamente, en la columna 1 aparecerán situaciones muy alejadas del disfrute, y en el columna 10 situaciones que te han resultado muy gozosas.



Una vez cumplimentada la tabla durante una semana, puedes realizar este otro ejercicio:

Toma una de las situaciones en que más has disfrutado  y otra en la que menos has disfrutado  y compáralas para encontrar similitudes y diferencias entre los acontecimientos que viviste:

  • En líneas generales, ¿tuviste más comportamientos proactivos o reactivos en cada uno de esos dos días?
  • ¿Hasta qué punto te sentías protagonista de tus decisiones?
  • ¿Qué relación podrías establecer entre tu código de valores y las decisiones que tuviste que tomar?
  • ¿Estás satisfech@ del nivel de compromiso que asumiste en cada uno de esos dos días?
  • ¿Has detectado alguna virtud o valor concreto en alguna de las situaciones que has descrito?
  • ¿Podrías hacerte un plan para "sacarla a escena" en otras oportunidades?
 Esperamos que hayas disfrutado con los ejercicios que te hemos propuesto.  Si deseas hacernos algún comentario lo recogeremos encantadas.  Hasta pronto :-)
---------
Por si quieres  repasar lo hecho hasta ahora:
  1. Presentación del enfoque Psicología Positiva más Etica:  Una espiral virtuosa generadora de abundancia.
  2. Ejercicios de "P", emociones positivas y ética: Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar I.
  3. Hablemos de "E" (engagement, compromiso, implicación) y Ética: Hoy puede ser un gran día y mañana también.

5 de marzo de 2016

Hoy puede ser un gran día y mañana también

Continuando con los post basados en el modelo PERMA, hoy toca hablar de “Engagement”.(Éste es otro artículo "a cuatro manos" con Maite Sánchez-Mora (@Maite_San).

Refrescando las ideas que compartimos anteriormente,  vimos cómo este modelo de M. Seligman incluye 5 elementos claves que contribuyen al bienestar humano. Tal como mencionamos, La Ética está implícita en este modelo. Lo demostramos a través de exposiciones y ejercicios, ¡aprendamos haciendo!

Y como ya te hemos ofrecido  ejercicios de la “P” (emociones Positivas), hoy toca hablar de la "E" de  “engagement”.

¿Qué es el engagement? Podríamos traducirlo como compromiso o implicación.  Es un término muy extendido y lo encontramos en distintos ámbitos,   ya sea para definir relaciones de colaboradores en las organizaciones, como de  consumidores y marca;  por no hablar de la fidelización de los seguidores en la redes sociales. Sí, sí, también en este contexto se aplica el término.

De acuerdo con Marisa Salanova  (@MarisaSalanova),  el afecto  positivo facilita conductas que promueven el engagement. La implicación en el trabajo es también una valoración subjetiva; sin embargo,   genera un  placer que se siente a posteriori. Para que esto ocurra, el directivo conoce lo que se espera de él  y tiene la oportunidad de desarrollarlo.

Citaremos muy brevemente que el compromiso tiene una importancia muy relevante en relación al engagement.  De alguna manera es la traducción literal, si bien técnicamente alude a la implicación y entrega.

Una persona puede comprometerse, implicarse y entregarse cuando ha comprendido qué se espera de ella, ha aceptado íntimamente que va a aceptarlo y por lo tanto decide qué va a aportar para conseguir el objetivo que define el compromiso:  conocimientos, tiempo, entrega, etc.  Dedice también qué valores le van a ayudar a conseguirlo: generosidad, confianza en sí, humildad, perseverancia, etc.  

Los valores éticos personales están también presentes en esta experiencia laboral positiva. Los estudios (por ejemplo, los de Walumba) dicen  que los lideres éticos inspiran altos niveles de compromiso y confianza. Se proponen influir en el engagement de los colaboradores  y además son carismáticos, por lo que conviene distinguir los auténticos de los maquiavélicos.

 Lo que es innegable es que es un compromiso de la persona en la empresa a través de su desempeño. Estar conectado al trabajo que se realiza es un primer paso para el éxito, ya que incide directamente sobre la motivación.

Así, el sentirse como   un reto que se es capaz de abordar, es opuesto  al sentir como una carga que hay que soportar. Por lo tanto,  la relación del engagement con el “presentismo” vs “absentismo” es muy estrecha. 

Te dejamos estas reflexiones para que puedas seguir ahondando en tus ejercicios; seguro que ahora verás tus comportamientos desde más ángulos simultáneamente.

¿Quieres repasar cómo explica el profesor Seligman la Psicología Positiva?  Mira este video:

https://www.youtube.com/watch?v=MZKWAW767dA&feature=youtu.be

23 de febrero de 2016

Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar (I)


Tal como te comentabámos  Maite Sánchez-Mora (@Maite_San) y yo en nuestro anterior artículo
Una espiral virtuosa generadora de abundancia, tenemos la intención de ofrecerte una serie de
resúmenes prácticos y / o reflexiones sobre Psicología Positiva y Ética aplicadas al mundo de las organizaciones, junto con algunas sugerencias - a modo de pautas de entrenamiento - para ir incorporando aquellos buenos hábitos que consideres te pueden ayudar.

En esta primera oportunidad te brindamos 3 ejercicios introductorios, más adelante nos centraremos en el mundo de las organizaciones.  Esperamos que te resulten útiles y disfrutes.  Y nos gustará mucho conocer tus impresiones si deseas compartirlas con nosotras :-)

Recuerda que el esquema de este planteamiento es:  

  • La Psicología Positiva junto con la Ética favorecen el bienestar individual;
  • El bienestar individual favorece el bienestar de la organización;
  • El bienestar de la organización favorece una espiral virtuosa de abundancia, para la persona, la propia organización y la sociedad.



Ahora sí, aquí te dejamos 3 ejercicios sobre Psicología Positiva y Ética:


1.-Haz una lista con las emociones positivas que conozcas y después lista las emociones negativas que conozcas. (Si la segunda es más larga, no te extrañe).

2.- Haz un registro durante 15 días, que recoja tus emociones positivas vividas durante tu actividad  laboral:


3.- Después del registro, puedes responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Crees que puede haber relación entre alguna de estas emociones que has registrado con haber tomado una decisión concreta de forma más adecuada?
  • ¿En qué principios te basas para creer que la decisión fue adecuada?
  • ¿Estás siendo más creativ@?
  • En caso afirmativo, ¿cómo gestionas tu creatividad junto con el respeto a las personas de tu entorno?
  • ¿Estás más abiert@ relacionarte con los demás y/o ser más colaborativ@?
  • ¿En qué principios basas estas relaciones?
  • ¿Qué tal le sientan a tu body  las emociones positivas vividas?
  • ¿Qué sientes cuando eres consciente de que has hecho algo de acuerdo con tus principios?
  • ¿Qué dice tu mente de estas experiencias gratificantes? ¿Se regodea al tomar conciencia de ellas? ¿Cómo lo disfrutas? ¿Lo compartes?  
Recuerda que estás en el gimnasio: ya sabes,  mejor poquito y frecuente que mucho y de tarde en tarde :-)

2 de febrero de 2016

Una espiral virtuosa generadora de abundancia


Éste es el primero de una serie de artículos que vamos a publicar conjuntamente Maite Sánchez-Mora (@Maite_San) y yo. Nos une una buena amistad y una visión común sobre ciertos enfoques psicológicos que iremos desgranando.

No pretendemos escribir sesudos estudios científicos ni recetas milagrosas, sino resúmenes prácticos y / o reflexiones sobre Psicología Positiva aplicada al mundo de las organizaciones, junto con algunas sugerencias - a modo de pautas de entrenamiento - para ir incorporando aquellos buenos hábitos que consideres te pueden ayudar.

Y dado que la Psicología (Ciencia que estudia los procesos mentales, las sensaciones, las percepciones y el comportamiento del ser humano, en relación con el medio ambiente físico y social que lo rodea) casa muy bien con la Ética (Disciplina filosófica que estudia el bien y el mal y sus relaciones con la moral y el comportamiento humano), iremos intercalando los resúmenes, reflexiones y sugerencias de ambas disciplinas.



Maite y yo hemos decidido aunar nuestros esfuerzos porque

•    Tanto la Psicología Positiva como la Ética están (afortunadamente) de rabiosa actualidad;

•    Se ha demostrado (iremos poniendo ejemplos) que las organizaciones que aplican los principios de una de estas disciplinas obtienen a medio plazo mejores resultados corporativos;

•    Estamos convencidas de que el binomio Psicología Positiva + Ética puede crear verdaderas espirales positivas generadoras de abundancia en las organizaciones;

•    Y también, por qué no, nos divierte escribir juntas :-)

Esperamos ilusionadas que nos acompañes durante este trayecto, que comienza aquí:


Una espiral virtuosa generadora de abundancia (I)

De acuerdo con M. Seligman, hay 5 elementos claves que contribuyen al bienestar humano:

•    sentir emociones positivas,
•    implicarse  en la actividad laboral,
•    realizar actividades que tengan sentido para la sociedad,
•    establecer relaciones  positivas y
•    orientar las acciones para conseguir logros.

Estos 5 elementos que contribuyen al bienestar se pueden medir y entrenar. Aunque es difícil separar el ámbito personal del profesional, pues la persona es una, vamos a centrarnos en el directivo  y reflexionar sobre las ventajas que suponen  su bienestar y  cómo influye éste en su entorno. En este sentido, sobre los 2 aspectos del rendimiento:   sobre la relación con los demás y  sobre la actividad  propiamente.

Además, como por tus actos se te reconocerá, pronto observaremos que   la ética del líder está inherente en el concepto de bienestar.    

Por qué le conviene al líder experimentar  emociones positivas:

 Las emociones intervienen en las relaciones que tiene  consigo mismo y con todos los partícipes de la organización con quienes se relacione directamente (empleados, proveedores, clientes, etc.), y transciende indirectamente a través de éstos:

•    su impacto influye  positivamente en la  toma de decisiones y estilo de comunicación,
•    favorece la competencia creativa,
•    mejora la cooperación,
•    fomenta y enriquece las relaciones sociales,
•    facilita la resolución de problemas.

Las emociones positivas sentidas también favorecen el desarrollo de recursos físicos, psicológicos, intelectuales y sociales que intervienen en dichas competencias.

Una vez se han generado estos recursos, permanecen en el tiempo, aunque la emoción positiva  sentida en su inicio haya sido momentánea.  (A tener en cuenta que la intensidad ha de ser en su justa medida y que no evitan el  sentir también emociones negativas útiles - conviene que sea así -  de acuerdo con B. Fredickson).

Por qué le conviene al líder comportarse con ética:

Aristóteles sostiene que la  ética persigue la mejor forma de que el individuo se realice a sí mismo. Lo iremos explicando / aplicando a lo largo de los sucesivos artículos, así que en esta introducción nos limitamos a dejar algunas frases de Aristóteles que nos ayudan a comprender la importancia de hacer bien las cosas y los premios que se obtienen por ello: felicidad y virtud.

•    Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.

•    Sólo hay felicidad donde hay virtud y esfuerzo serio.

•    Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito.

•    La verdadera felicidad consiste en hacer el bien.

•    Los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la vida a la felicidad.

•    La excelencia moral es resultado del hábito. Nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía.

¿Una frase de resumen? Fácil: al líder sano le conviene comportarse con ética... para sentir su auténtico bienestar. 

Así pues, parece aconsejable entrenarse; un entrenamiento en el puesto de trabajo, sencillo pero perseverante, para el que te iremos proporcionando indicaciones en sucesivos artículos.

Nos vemos pronto :-)